Un racó en el que es permet somiar. Tanca els ulls i estén les ales...

dissabte, 7 de gener de 2017

Avanzar

Siempre tuvo la tentación -pues la intención era en balde- de volver atrás. Incluso hubo un momento en que esta idea se reiteraba en su cabeza hasta llegar a ser un auténtico tormento. Aun sabiendo la imposibilidad de ello, la simple idea imaginaria, totalmente irreal y casi irrisoria, estaba presente en sus pensamientos desde que levantaba hasta acostarse. ¿Puede una sola idea hacer girar el propio mundo hasta crear un mundo propio?
Disimulaba increíblemente bien esta desazón delante de la gente. Nunca pensó en contárselo a nadie ya que no lo entenderían, y para qué perder el tiempo entonces, si de tiempo se trataba. Él sólo tenía tiempo para imaginar su retroceso en el redundante tiempo. Resolver lo no resuelto y probablemente irresoluble. Cambiar situaciones dolorosas o tal vez apaciguar ese desgarro para curar las cicatrices futuras, ahora presentes, palpables e igual de dolorosas. Y vuelta a revivirlo y, vuelta al deseo de la vuelta atrás en el tiempo. La casa llena de relojes marcando las horas y su repetida tarea de retroceder los minuteros. Maldito tiempo inútil, maldita la hora en la que erró, malditas las Horas.
Hasta el día en que un haz de luz en forma de idea cruzó por su pensamiento: ¿No cuesta menos avanzar cuando no hay vuelta atrás?
Y decidió avanzar, sin lastres, sin giros. Y avanzó, a paso firme y rápido.